Creando valor en el diseño gráfico

¿Qué hace que un diseño sea valioso y cómo enseñarle a tu cliente a valorar las soluciones que brindamos como diseñadores gráficos?

En ocasiones pasa que terminas en pláticas vocacionales, donde todos hablan de sus carreras y porqué las eligieron, algunos salen con argumentos como “yo estudié esto porque no pude estudiar mi primera opción de carrera”, o “tenía varias opciones y terminé con esta”, “me decidí casi a punto de salir de la preparatoria”,  yo recuerdo como siempre quise ser diseñadora gráfica desde el momento que descubrí qué era eso, tendría unos 13 o 12 años.

Me he preguntado si fue la mejor opción, parece que cuando algo te apasiona es lo indicado, y los obstáculos que se puedan presentar sabrás cómo superarlos. Si bien es cierto, también la dinámica actual de diseño está cambiando, y nos trae una serie de problemáticas que a veces no sabemos afrontar.

Internet se ve plagado de memes, gifs, vídeos y chistes sobre diseñadores gráficos, y aunque son muy graciosos, y te puedes sentir siempre muy identificado, a veces nos dejan solo como una profesión de chiste, mal pagada y con mucho ego (en algunos casos). La queja generalizada es el cliente y su mal gusto.

Claro que hay de clientes a clientes, habrá quienes te verán como las manos que ejecutan su idea, los magos que la traen a la vida y la hacen “bonita”, entonces te pondrán toda clase de peros y de ideas que ellos mismos crearon, y otros clientes podrán ser de los que exponen su problema, buscan que tú se lo soluciones o tal vez tengas un poco de ambos.

De aquí el tema que nos trae aquí, qué es lo que hace que un diseño sea valioso, que es lo que logra que hagas la transición entre un diseñador operativo a un diseñador estratega, qué influye en que un diseño cueste más que otro, podrías pensar que muchos factores, pero el principal es que solucione un problema, el clienta llega a ti con un problema y tú debes encontrar la manera de solucionarlo.

Suena fácil, no lo es, en algunos casos es trascender al diseño gráfico, tal vez la solución sea otra cosa, ver más allá, el cliente llegará con sus síntomas, tú tendrás que encontrar las causas y al final la solución, para esto tal vez tengas que quitarte la gorra de diseñador gráfico.

“Oye Aida, pero estoy en Mexicali, aquí mis clientes sólo me piden que haga volantitos y que los haga rápido, es más, tengo mucha competencia que prostituye el mercado, 80 pesos por diseño, aunado a que en internet te puedes encontrar cosas impresionantes ya hechas”.

Pues entonces, busca tu mercado, tal vez si estuviéramos en Nueva York sería otra historia, estaríamos en un mercado altamente competitivo con clientes que pagan mejor y que te obligan a aprender a darle un valor, pero creo que en tu comunidad puedes encontrar clientes que compartan tus valores y visiones, además, puedes utilizar internet como una excelente opción para conectar con gente en la misma frecuencia.

Sé empático con tus clientes, entiende qué es lo que considera valioso, ponte en sus zapatos, haz las preguntas adecuadas, eso puede traducirse en menos cambios y menos horas trabajadas de tu parte, si él te dice “quiero algo elegante”, pregúntale que es lo “elegante” para él.

Tal vez puedan tener peticiones que no parezca que vaya con tu diseño, puede que no quiera que “agrandes su logo” y lo que él realmente quiere es que lo enfatices, y tú como diseñador tengas otras herramientas, ya sea a través del color o posición, también puedes recurrir a fundamentos para que el cliente no crea que tomas decisiones arbitrarias, sino que esta tiene una base teórica, y así te verá como un profesional y tu diseño tendrá más valor.

Para esto, es importante que te mantengas actualizado, leas libros, artículos, blogs, veas videos y revistas, esto no sólo amplía tu panorama visual, sino que te apoya en tu discurso, y puedes tener argumentos más sólidos para defender tu diseño y que éste trascienda de otro diseño más.

Aida Guerrero

Diseñadora Gráfica en NUDO Marketing Agency, amante del buen café y el buen diseño, no tan resignada muggle que aún espera su carta de Hogwarts.

Déjanos un comentario

%d bloggers like this: