Aumenta tu creatividad, aún si no eres un creativo nato

La creatividad nos ayuda a afrontar problemas y resolverlos, pero algunas veces no nos llegan esas ideas, aquí encontrarás algunos puntos que te pueden ayudar si te has encontrado en esta situación.

Es un error pensar que solo algunas personas son creativas y otras no. Todos somos creativos a nuestra manera o área, por ejemplo algunos son creativos en la cocina, otros escribiendo libros o historias o generando contenido para redes sociales, hay un sin fin de actividades donde la creatividad está implícita, solo debemos estar en un ambiente y situación que nos motive a ello y claro necesitamos tener la mente abierta.

La creatividad es una forma de pensar y una forma de procesar el mundo en general.

Como dijo James Clear: “Ser creativo no se trata de generar algo nuevo a partir de cero, si no de tomar lo que ya está presente y combinar esos elementos y piezas de una manera que no se ha realizado antes. El proceso creativo es el acto de establecer nuevas conexiones entre ideas antiguas o reconocer relaciones entre conceptos.”

Primero debemos de tener dos cosas muy claras sobre la creatividad:

La creatividad a menudo es ciega. Es casi imposible para los creativos saber de dónde vendrán sus ideas, algunas veces no estamos listos para cuando llega la idea, para esto recomiendo siempre traer donde anotar y muy importante con qué anotar.

Las personas creativas a menudo tenemos procesos desordenados. Mientras la experiencia se caracteriza por la consistencia, la creatividad se caracteriza por muchos ensayos y errores.

Ya teniendo esta información, ¿cómo podemos aumentar nuestra creatividad?
  1. Empieza en pequeño. La creatividad es resolver problemas, nuestro cerebro empieza a generar escenarios, pero si estás tratando de resolver varios problemas a la vez, tu cerebro puede sentirse como si estuviera a punto de explotar y aquí aparece nuestro peor enemigo de la creatividad, el estrés.Debemos de resolver un problema a la vez. Esto nos ayuda a generar una lluvia de ideas después de cada problema resuelto y que nuestro “prueba y error” sea más productivo.
  2. Deja que tu mente se viaje. A lo mejor ya lo hemos escuchado pero es real, la mayoría de las personas tienen su momento de “iluminación creativa” mientras se bañan, pasean a la mascota, usan el sanitario, están comiendo, en fin cuando realizamos actividades que no necesitan de mucha concentración.El cerebro necesita tiempo para procesar y explorar.
  3. Por último si bien no menos importante… Pregúntate “¿Qué pasaría si…?”. Ya tienes el problema a resolver, tu creatividad ya generó las posibles soluciones ahora… Nos toca probar las ideas en diferentes escenarios antes de ponerlas en práctica con la siguiente pregunta “¿Qué pasaría si…?” esto te da puntos extra. Esto nos ayuda a pulir nuestra idea, nuestro producto final.

Estos son algunos puntos importantes que aunque parezcan simples, al momento de estar presionados o atascados de forma creativa se nos olvidan. Cuando pase esto, debemos darle un respiro al cerebro, tomarnos aunque sea 10 minutos libres, esto nos ayudará a ver las cosas de diferente perspectiva o cosas que no habías notado y que son elementos clave para resolver el problema.

Helena Mayagoitia

Coordinador de Proyectos & Diseñador Gráfico en NUDO Marketing Agency; Apasionada por la Ilustración, la creación de marcas y alto sentido del detalle.

Déjanos un comentario

%d bloggers like this: