El tiempo

Si eres de las personas que cree que las 24 horas del día no le alcanzan para realizar sus actividades, entonces necesitas leer este artículo.

Ser dueño de un negocio o dirigir una empresa consume mucho tiempo, tanto, que en el mundo de los negocios es una práctica común (e incluso aplaudida) el llevarse a su casa trabajo pendiente para terminar o ser el último en irse en la empresa.

Lo cual en realidad es un ¡pecado mortal!, un atentado contra tu descanso y una de las actividades que tiene a México entre los primeros países con mayor estrés laboral junto a China y Estados Unidos según los reportes de la Organización Mundial de la Salud en 2018.

Organización que también nos dice que el 85% de las organizaciones en México son consideradas tóxicas al no tener las condiciones adecuadas para evitar el síndrome de burnout (agotamiento emocional, fatiga y depresión sobre temas de trabajo), el estrés y acoso laboral, entre otros.

Por ello en este artículo podrán leer algunos de los primeros hábitos que se pueden adquirir para administrar mejor el tiempo y tener una vida en balance, por ejemplo:

  • Organizar y mantener una agenda

Esta nos permite estar al tanto de todas las actividades pendientes, del orden en el que debemos ejecutar tareas, albergar datos y detalles de interés, entre otras cosas.

Sobre todo si es para cuestiones laborales, debido a que puedes liberar tu mente del estrés al no intentar recordar todo al mismo tiempo, seleccionar específicamente que es lo que se hará en un día, colocar los tiempos de realización de cada actividad y convertirla en tu orden del día para ser más productivo.

  • Reducir la cantidad de actividades

Si bien es cierto que es más fácil decirlo que hacerlo, sin embargo, intenta analizar tu agenda e identificar las reuniones, actividades, cenas o tareas que podrías eliminar o delegar a otros.

A veces como empresario buscas tener el control de todas las actividades y duras horas y horas en reuniones que posiblemente pudieron ser un informe o es una de las cosas que le toca realizar a alguien más.

E incluso como colaborador, te invito a revisar la descripción de puestos de cada uno de los puestos de la empresa y ver si no estás realizando las actividades que corresponden a otro compañero.

  • Utilizar la regla de los dos minutos

Esta regla dice: si algo toma menos de 2 minutos, entonces hazlo ya.

La cantidad de tareas sencillas que podemos realizar en menos de dos minutos, es increíble (enviar un correo, por ejemplo) y así evitamos crear una bola de nieve que termine aplastándonos

Si algo se deja para después, siempre se vuelve más difícil.

  • No buscar razones para mantenerte ocupado

Dentro de la administración del tiempo, es importante que intentes con todas tus fuerzas no buscar razones para encerrarte a trabajar, entiendo que puede haber llamadas que debes contestar de un cliente o compañero, pero no vayas por la vida buscando esos momentos abriendo tu correo para ver si algo te es enviado o repasando todo lo que harás mañana.

El estar constantemente “ocupado” o ser adicto al trabajo trae estrés, problemas familiares, gastritis, colitis o hasta un infarto.

No tener tiempo para ti mismo no es sinónimo de ser más comprometido con tu trabajo, esto más bien afecta todavía más la productividad de la empresa.

  • Incorpora un pasatiempo.

Hacer una actividad que disfrutes puede relajar tu mente inquieta. Prueba pasatiempos como la lectura, los videojuegos, las manualidades, la meditación, el practicar deportes, el escuchar música o incluso ver una buena serie; cosas que no impliquen una gran competencia ni te generen más estrés.

Lo importante es que centres tu atención en algo relajante y que tengas mayor conciencia de tu cuerpo.

  • Hacer contactos.

Conéctate con personas nuevas o reanuda contactos del pasado. Rodearte de familiares, amigos y compañeros de trabajo, o miembros del clérigo y líderes espirituales que te apoyen puede tener un efecto positivo en tu bienestar mental.

  • Duerme lo suficiente.

Si, ¡duerme! Es muy importante darse tiempo para apagar tu cuerpo y mente.  La falta de sueño afecta el sistema inmunológico y el juicio, por lo que te hace más propenso a reaccionar ante la más mínima molestia, cuestión que se dispara con el estrés.

¿Cuánto necesitas dormir? Entre siete y nueve horas de sueño por día; dormir no es un lujo, si no, una necesidad.

Si tú no te identificas con ninguna de las opciones, no te preocupes, esto es solo son una muestra de los miles que pueden encontrar en internet, no te desanimes.

Lo más importante es que entiendas que nosotros mismos somos los únicos que podemos administrar nuestros tiempos y obtener ese balance que tanta falta puede hacerle a nuestras vidas.

Recuerda que: “el tiempo es la cosa más valiosa que una persona puede gastar«. No los desperdicies, adminístralo de la mejor forma posible y sigue cumpliendo todas tus metas laborales y personales.

Fernanda Jarquín

Marketer de estructura y corazón. Nudonauta por elección, en Nudo Marketing Agency.

Déjanos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: