Crecer cuesta pero vale la pena

Para lograr una mejora necesitas invertir tiempo, dinero y esfuerzo.

Se dice que si haces lo mismo buscando resultados diferentes jamás lograrás tu meta; ya que es necesario modificar tus acciones para tener una consecuencia distinta.

Por esta razón, quienes quieren aprender una nueva habilidad cada día practican durante más tiempo, otros que desean ser más saludables comen distinto a los meses anteriores y algunos que buscan una vida con más tranquilidad financiera siguen preparándose para ir por ese trabajo mejor pagado.

En términos de negocios realizar cambios requiere de tiempo, dinero y esfuerzo (si, como la famosa campaña de una tienda de conveniencia nacional).

Tiempo, para sentarse con los coordinadores de las áreas involucradas a decidir, planificar y delegar los nuevos ajustes. Dinero, para invertir en capacitación, imagen corporativa, tecnología, asesoría externa, desarrollo de productos, infraestructura, etcétera. Esfuerzo, para trabajar con constancia y actitud positiva hasta llegar a la meta.

Lo anterior ambicionando el poder concretar la razón de existir de una empresa: hacer negocios, ser productiva, progresar; ya que ningún empresario quiere tener una cantidad idéntica de ventas mes tras mes, ni dar servicio al mismo número de clientes, al contrario, quiere aumentar sus niveles de ganancias.

Sin embargo; en la búsqueda de este rediseño de estructura e innovación, una gran cantidad de empresas se detiene en la cuestión monetaria, pues la mayoría de los negocios tiene maravillosas ideas pero omiten de manera inconsciente tal vez (por no encontrar un mejor sinónimo) el hecho de que va a ser necesario invertir en ellas y por consiguiente ampliar los egresos de la empresa mientras se ven reflejados los resultados.

Porque de eso se trata siempre, de los resultados de cualquier inversión. Prueba de ello podemos mencionar mundialmente a:

  1. Red Bull, compañía que invierte del 25 al 35% del total de sus ingresos en Mercadotecnia para ser la bebida energizante más vendida en el mundo.
  2. Elon Musk, fundador de Tesla que reunió 10 millones de dólares de proyectos exitosos para colocar en el desarrollo de nuevas tecnologías en diciembre del año pasado.
  3. Colgate, una marca que siempre ha creído en la publicidad y que gracias a ello tiene una de las frases más escuchadas desde 1896; “Colgate, la marca número uno recomendada por los odontólogos”.
  4. Starbucks, empresa que ha rediseñado su logotipo 4 veces con el fin de tener un símbolo más universal de inclusión a productos de la marca que no sean sólo café.
  5. Samsung, buscando ser el líder en ventas de teléfonos inteligentes invirtió $2.41 billones de dólares en diferentes canales y lo logró.

En fin, como estos hay muchos ejemplos de empresas que han alcanzado sus objetivos gracias a que nunca han dejado de crecer.

Y si, tal vez en este momento no tengas una empresa con esta capacidad de inversión pero lo importante es que siempre tengas presente un presupuesto para no dejar de verte a la vanguardia, desarrollar nuevos productos, actualizarte en proceso y tecnología, promocionar más tu empresa y demás acciones positivas que puedes realizar.

Recuerda que la forma en que gastas el dinero puede decir mucho sobre tu empresa, desde cómo ven su producto hasta cuánto están dispuestos a invertir en nuevos clientes.

Así que aprende mucho de las principales industrias.

Fernanda Jarquín

Marketer de estructura y corazón. Nudonauta por elección, en Nudo Marketing Agency.

Déjanos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: