La publicidad SÍ funciona

“Estoy cansado de invertir en publicidad y que ese dinero no se convierta en ventas.”

Son varias las ocasiones en que he escuchado decir a empresarios locales que ya no quieren invertir en un anuncio publicitario en una revista o algún otro medio tradicional (e incluso digital) porque en los meses que llevan haciéndolo no les ha traído ningún nuevo cliente, su ticket promedio no ha aumentado y cuando pregunta, las personas siguen sin conocer su marca.

Por lo tanto la publicidad pagada no sirve para ellos y lo mejor es quitar la cantidad designada para la promoción del negocio o detener tajantemente los esfuerzos que ya se han venido realizando: esta es la peor decisión que un comerciante puede tomar sin antes haber evaluado lo siguiente:

1. Imágenes que se utilizan.

Estudios realizados con Eye tracking (es una herramienta tecnológica que sigue la pupila humana para calcular con precisión donde está mirando y por cuánto tiempo) demuestran que se tiene de 5 a 14 segundos para captar la atención de un prospecto a cliente, por lo que frases como “de la vista nace el amor” o “una imagen dice más que mil palabras” toman una fuerza impresionante hoy en día al momento de realizar un anuncio.

Si la fotografía que escoges no logra llamar la atención, no resalta las características de tu producto o sencillamente no dice nada… El problema no es la publicidad, sino el diseño del anuncio.

2. Mensajes que se transmiten.

Haz este ejercicio: Pide a uno de tus clientes que te explique el texto que escribiste en tu anuncio, ¿entendió el mensaje que buscabas dar o tiene una idea completamente diferente?

Siempre que se desarrolla un mensaje se debe consultar con quienes queremos que lo lean o escuchen para cerciorarnos que no está siendo mal interpretado y así no caer en la trampa de: La publicidad es un gasto que necesita ser recortado.

3. Medio de comunicación escogido.

​Tú página de Facebook, la estación de radio donde se escucha tu spot, la promoción que pagaste con “X” influenciador, la revista donde adquiriste un espacio o el lugar donde dejas tus volantes, ¿es realmente donde puedes encontrar a tu futuro cliente?

A veces, te dejas llevar por tu criterio de auto referencia, es decir, crees que los demás se informan o ven lo mismo que tú y das por hecho que tu anuncio no sirve, cuando en realidad el medio que seleccionaste para dar a conocer la oferta no era el adecuado o no mantuviste una mezcla sana de medios digitales y tradicionales.

Una de las técnicas para conocer la efectividad del medio, es colocar una promoción de ventas para medir cuántas personas han visto el anuncio o simplemente preguntar a todos los que adquieren nuestro producto o servicio como es que se enteraron de él.

Una vez concluido este análisis, recordemos algo muy importante el trabajo de la publicidad es informar, persuadir y recordar; el encargado de cumplir con la expectativa lograda, ejecutar la campaña, dar el mejor servicio, completar los argumentos de venta y lograr una grata experiencia es el colaborador que tiene el contacto directo con el cliente.

Fernanda Jarquín

Marketer de estructura y corazón. Nudonauta por elección, en Nudo Marketing Agency.

Déjanos un comentario

%d bloggers like this: