Todo queda en familia… hasta el negocio

Uno de los temas más recurrentes en la industria privada son las empresas familiares; que son compañías creadas y gestionadas por los miembros de una o varias familias, es decir, que los padres y/o abuelos son los directivos del negocio y sus hijos son quienes están en las actividades operacionales.

Esta cultura corporativa facilita la transmisión de valores, la flexibilidad y la cercanía con los colaboradores, pero también puede ser causante de que la capacidad de crecimiento disminuya, ya que se coloca en riesgo el patrimonio de todos los miembros.

Uno de los conflictos iniciales de ello y más comunes, comienza cuando el iniciador de la compañía quiere retirarse y sabe que debe ir dejando la responsabilidad de la toma de decisiones a sus hijos, sin embargo, no puede hacerlo en su totalidad por temor a que el negocio no siga el desarrollo que él quiere; lo cual ocasiona que haya división entre los equipos de trabajo al tener dos directivos dando órdenes distintas al mismo tiempo.

Si parece muy complejo, recuerda el tiempo que tardaste para que tus padres te prestaran su carro o todo lo que debías limpiar para llegar más tarde a casa, ahora imagina el triple de tiempo y actividades realizadas para poder lograr que te presenten como la máxima autoridad ante equipos interdisciplinarios de toda una compañía.

Sumado a esto; no sólo se trata de personas diferentes liderando, si no de visiones completamente distintas según la generación en la que nacieron; lo cual lleva a una lucha de ver quien sabe qué es lo mejor para la empresa. El padre con su poder de fundador, el hijo queriendo hacer cambios y el resto de la familia escogiendo un bando.

Realmente no importa quién sea el “ganador”, ya que de cualquier manera el riesgo lo corre la empresa.

Por ello, muchas familias al encontrarse en medio de este incomodo momento, deciden llamar a un consultor especializado en planeación estratégica para ayudarles a mediar el conflicto, marcar el mejor camino para que la empresa siga sus operaciones y sobre todo rediseñar su modelo.

Un ejemplo del éxito de esta táctica son las agencias Alazraki y sus 40 años en publicidad, medios digitales, entretenimiento, experiencia y deportes. Comentado por él mismo en Octubre 2014 en el Foro Eleva Mexicali en la capital del mismo nombre.

Así que el mejor consejo sería ese, no separen sus familias por los negocios, llamen a un consultor.

Fernanda Jarquín

Marketer de estructura y corazón. Nudonauta por elección, en Nudo Marketing Agency.

Déjanos un comentario

%d bloggers like this: