Técnicas de concentración para creativos

Te has levantado temprano, tienes listo tu café caliente y estas preparado para empezar al fin ese trabajo tan importante que has estado postergando y ¡oh, sorpresa! Ya es de noche y has hecho de todo menos trabajar.

El temido síndrome de la mente dispersa, principalmente padecido por creativos, es el causante de que la mente no pueda concentrar toda su atención en una sola actividad y se desconecte frecuentemente, causando que nuestro rendimiento y productividad decaiga y nos quedemos, al final del día, llenos de arrepentimientos y frustraciones por el tiempo desperdiciado.

Dominar nuestra concentración es la clave. Existen muchas razones por las cuales podemos distraernos tan frecuentemente como puede ser el aburrimiento, no haber dormido lo suficiente, hambre, ansiedad, preocupaciones, etc., sea cual sea la razón a veces las responsabilidades llaman y no nos queda tiempo para las distracciones.

Por suerte, existen técnicas enfocadas en ayudarnos a gestionar nuestro tiempo y mejorar nuestra productividad, ¡sin desgastes mentales!, así que si sufres de constantes distracciones a la hora de realizar una actividad será mejor que tomes nota.

Pomodoro:

Esta técnica fue desarrollada por Francesco Cirillo a finales de los años 80 cuando aún era un estudiante de universidad al cual le costaba mucho concentrarse, su solución fue tomar un reloj de cocina con forma de tomate que tenía a la mano (de ahí el nombre pomodoro, que significa tomate en italiano) y utilizarlo para gestionar su tiempo.

Su técnica se basa en mantener la concentración el mayor tiempo posible sin ocasionar un cansancio mental, por lo que Cirilo la aplica de la siguiente manera:

  1. Haz una lista con todas las tareas que tengas pendientes a realizar
  2. Divide tus tareas en lapsos de 25 minutos y utiliza un temporizador que te avise cada que transcurran los 25 minutos
  3. Cada 25 minutos de concentración son un pomodoro y podrás tomar un descanso de 5 minutos después de este, lo mejor de esta técnica es que después de 4 pomodoros podrás tomar un descanso más largo de 15 minutos.

Flowtime:

Dionatan Moura, un desarrollador de software y escritor brasileño desarrollo esta técnica en 2015, la cual es perfecta para aquellos que, por el contrario de la técnica pomodoro, les cueste concentrarse luego de tomar descansos consecutivos en periodos cortos de tiempo. Esta técnica te da más libertad de decidir si de verdad necesitas un descanso o puedes seguir adelante un poco más y funciona de la siguiente manera:

  1. Decides el tiempo de concentración que consideras que puedes mantener entre 10 o 90 minutos, por ejemplo, si colocas 30 minutos en tu temporizador tu reto es mantener esa concentración hasta que el tiempo termine.
  2. Al terminar cada fracción de tiempo tú decidirás si necesitas premiarte con un descanso de 5 hasta 20 minutos, pero si tu concentración es suficiente, entonces colocarás unos 15 minutos más y seguirás de esa manera hasta que necesites tomar tu descanso.

La técnica de los 10 minutos

Esta técnica es la más conocida y utilizada de todas, probablemente tú ya la has empleado más de una vez, es la técnica más informal de las 3 pero para algunas personas es bastante efectiva.

La técnica consiste en tratar de realizar cada tarea en 10 minutos, ¿suena imposible?, probablemente, pero lo interesante de esta técnica es la motivación y emoción que te causa el reto de lograrlo y al pasar los 10 minutos si aún no has terminado al menos ya te has concentrado lo suficiente para continuar, típico que le agregas la ley de los “5 minutos extras”, pero sin importar si lo logras o no la finalidad de esta técnica es que tu mente consiga la motivación inicial que necesita para concentrarse en una tarea.

Si bien cada persona es diferente, y no todas funcionamos de la misma manera estas técnicas pueden servirte al menos de referencia para crear una técnica propia que sea más efectiva para ti.

También es importante mencionar que llevar un estilo de vida saludable tanto física como mentalmente, aumentan nuestra capacidad de concentración por lo que es importante que también tomes eso en consideración y hagas siempre tu mayor esfuerzo.

Así que, ahora depende de ti. ¡No seas como Bob Esponja! Tu sí termina tu ensayo a tiempo, ¡buena suerte!

Déjanos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: