¿Cuál es la principal diferencia entre un negocio y una empresa?

La empresa, a diferencia de un negocio, puede funcionar sin que estés tú presente.

Esta pequeña diferencia es la que explica por qué los empresarios se retiran con las manos llenas y los dueños de negocio no se pueden retirar o tienen que conformarse con menos de lo que merecen.

Aquí te digo las principales cinco acciones que debes de tomar desde hoy para formar una verdadera empresa con alto valor de mercado:

  1. No le restes liquidez a tu negocio: Debes de fijarte un sueldo dentro de tu negocio y apegarte a él. Usar el negocio como caja chica evitará que crezca y se formalice; dejar de hacerlo te ayudará a alcanzar un múltiplo alto de venta en el futuro.
  2. Sistematiza: Debes de dejar de hacer todo en tu negocio (negociar, conseguir clientes, arreglar problemas, etc.). Si alguna vez quieres vender el negocio, debes de demostrar que puede funcionar sin ti. De lo contrario, te pagarán muy poco por él.
  3. Modelo escalable: En lo posible, debes de especializarte en algo y no hacer de todo por tus clientes. Dar soluciones a la medida a los clientes dificulta el crecimiento porque es difícil definir procesos establecidos y entrenar gente para que los replique.
  4. Ciclo de efectivo positivo: El valor del negocio disminuye cuando el ciclo de efectivo es negativo. Esto quiere decir que das todo por adelantado (producto/servicio) y te pagan al final, en ocasiones días o semanas después (que en el caso de gobierno puede llegar a ser meses y hasta años). Trata de cobrar un porcentaje por adelantado e implementa políticas de cobranza bien establecidas. Muchas veces la falta de pago se debe a desorden interno, tanto del cobrador como del acreedor.
  5. Ten un plan de negocio: Identifica el potencial de crecimiento del negocio con base al tamaño potencial de tu mercado. No te preocupes por la falta de recursos para invertir. Asume que el comprador potencial los tiene y así sabrás si el precio que te está ofreciendo es competitivo.

Convertir tu negocio en una empresa es un proceso gradual que requiere enfoque, conocimiento y disciplina. También requiere que sepas cuánto vale tu negocio porque te aseguro que si le preguntas a tus posibles compradores, te van a dar un valor muy bajo.

Como Coach de Negocios, te ayudo a desarrollar un plan para que dejes de actuar como simple administrador de tu empresa y asumas realmente el rol de empresario. Como empresario, empezarás a dar prioridad a las funciones que verdaderamente llevarán a tu negocio a convertirse en una empresa valiosa.

Retos que tienen todos los Emprendedores y tu Empresa no es la excepción.

  1. Segmentación.- que el negocio tenga bien definido su mercado.
  2. Propuesta de valor.- ¿Por qué los clientes elegirían nuestro producto o servicio?
  3. Canales de distribución.- Describir la forma en que el negocio alcanza el segmento elegido para entregar la propuesta de valor.
  4. Relación con el cliente.- Tipo de relación que el negocio establece con los diferentes segmentos de clientes.
  5. Fuentes de ingresos.- Identificar las principales formas en que la empresa genera los ingresos.
  6. Socios clave.- Identificar la red de proveedores y asociados necesarios para llevar adelante el modelo de negocio.
  7. Y sobre todo si el negocio es ESCALABLE, es decir, que el negocio tenga un potencial de crecimiento.
  8. Tracción.- Que nuestro negocio tenga TRACCIÓN, es decir, como estás llevando al mercado tu modelo de negocio y como está siendo aceptado éste por los clientes.

¡El dueño de negocio se retira con las manos vacías, el empresario se retira con las manos llenas!

Es hora de cambiar tu enfoque. Tu tiempo es ahora.

Eduardo Tafoya

Licenciado en Administración de Empresas Turísticas con especialidad en Planificación Turística y postgrado en Mercadotecnia. Director de Nudo Marketing Agency, Coach a emprendedores de alto impacto y docente en programas de posgrado.

Déjanos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: